martes, 31 de diciembre de 2013

Adiós 2013.

Hoy se acaba este año. Este año he llorado; me he preguntado noche y día el por qué de aquel jueves once de abril, el por qué de tu ausencia y he llorado. He llorado porque han habido situaciones que no he soportado, he visto llorar a personas muy importantes para mi, he llorado porque echaba de menos a gente, he llorado porque las cosas habían cambiado. Pero a pesar de todas y cada una de esas lagrimas han habido muchas sonrisas. Y doy gracias a todas las personas que me las han sacado. Pero de 2013 me llevo millones de recuerdos y muchos de ellos son momentos vividos con el. Me da pena decir adiós a este año, no por nada especial, simplemente porque no se me dan bien las despedidas y porque no me gusta que las cosas cambien. Este año ha sido demasiado rápido. Adiós y gracias por haberme dado la oportunidad de conocer a personas que hoy en día son motivo de mis sonrisas y por hacer que las personas que siempre han estado sigan aquí porque son las que me dan la energía suficiente para despertarme. Hasta siempre, te guardo en mi pequeña caja de recuerdos que suelo llamar corazón.

sábado, 28 de diciembre de 2013

And I need you more than ever.

Aun podía sentir ese beso. Me acerqué poco a  poco, hasta que mis labios rozaron los suyos. Fue rápido, con miedo. Se separó, pero no sé qué pasaba que nuestros labios se necesitaban. Bueno yo te necesitaba, tu supongo que también a mí. Y volvimos a unirnos. Ya no había miedo, nada existía. Pero de pronto nos separamos. Sabiendo que todo lo que te habías prohibido, lo estabas haciendo. Y nos miramos. Querías, pero no debías. Pude sentir tus latidos al compás de tus besos.  Creí crear un nuevo Big Bang, un nuevo mundo; creí tenerte; creí ser tuya; creí en un nosotros. No volvimos a decirnos nada. Solo feliz navidad. Y fue la primera vez que decíamos nosotros. Y sonaba genial.

You wrecked me.

Y entonces no pude evitarlo. Me rompí. Esas paredes que sostenían mis lágrimas cayeron. Y con ellas caí yo. Le mire, le mire a los ojos un buen rato. Solo le pedía que me rescatara, que estaba cayendo a un pozo muy profundo. Pero no vino. No me rescató. Ya no me miraba. Era como si sus ojos me traspasaran. Y entonces entendí que yo para el ya no era. Y desde entonces no he vuelto. Le sigo esperando aquí en este pozo sin luz. Le sigo esperando. Sé que vendrá. No me importa esperar, ya no me puedo romper más. Me ha derribado. Y bueno, poco a poco; recuerdo a recuerdo. No miento si digo que estoy empezando a enamorarme como nunca antes. No miento. Tengo miedo. No miedo a una respuesta, es miedo a que esto crece y conforme crece nuestra relación mengua.

Todo un sinsentido eso a lo que llaman amor.

No entiendo qué es lo que realmente ha pasado para que las cosas hayan cambiado. Todo sigue igual, te sigo queriendo, sigo queriendo escuchar tu voz nada mas despertar, sigo queriendo que al menos, un día me des la oportunidad y te pueda demostrar que te podría hacer feliz. Pero bueno, supongo que es eso lo que pasa, que todo sigue igual. Igual desde que me dijiste adiós y buen verano. Igual desde hace un año. Lo siento, de verdad. Perdóname. Pero es que me vienen recuerdos y no puedo  evitar desconcentrarme y no estar, aunque se que te prometí que eso no pasaría. Y ya no me creo que te duela verme así, que sea difícil para ti. ¿Sabes por qué? Porque al parecer para ti esto ya no significa nada. Bueno, es que en realidad nunca se ha significado nada. Yo quiero tenerte y a ti el no tenerme no te afecta. Todo esto es un sin sentido. Y supongo que es el amor. Que no tiene sentido. No hay por qué, no hay razón, no hay una forma, no hay nada mas que eso: amor. La única forma en la que podría definir el amor seria hablando de ti. Si no sé, el amor es como un ciclo. Tu entras como si nada y a mi me parece como si todo. Y siempre igual. Pero querer hacer a una persona tuya es precioso. Pero para preciosidades; mejor dicho para amor, ya estas tú y tu sonrisa. Tú que me rompes durante cuatro días y el quinto me recompones con cualquier mirada o carantoña. Es que eres mi debilidad y no puedo resistirte. Dime ven y lo dejo todo para quedarme contigo, amor.

sábado, 14 de diciembre de 2013

Yo me pierdo en ti.

¿Todo lo que no llegue a decir? Llegue a decir todo. Tarde, pero es que a mi eso de la puntualidad no se me da muy bien. Te lo he dicho millones de veces. Y tu no dices nada. Mira, se que es difícil; pero creo que todo el mundo merece respuestas, explicaciones y oportunidades. Solo tenemos una vida, y no me importaría pasarla contigo. Que no se me van las ganas de decirte ''te quiero'' cada vez que te miro a los ojos. Yo te miro, y me lío, no diferencio entre el cielo y tu sonrisa. Solo queda el recuerdo. Si es que desde la primera sonrisa lo vi venir. La pregunta es: ¿Podría haberlo parado? ¿Podría haberlo evitado? ¿Podría haber cerrado mi corazón? ¿Podría? ¿Puedo? No se. Es que esto vino muy deprisa. Como si se tratara de una montaña rusa, que no puedes para de gritar; como cuando sonríes que no puedo parar de quererte. ¿Evitarlo? es como si diez personas empiezan a dispararte y tu intentas esquivar las balas, pues alguna te da; y tu, acertaste, ahí en mi corazón. Si es que mi corazón estaba abierto, no me gusta cerrarlo. No se debí perder las llaves en algún momento y tu, pues las encontraste y cambiaste todo; solo que tenias miedo de entrar y decidiste quedarte en la puerta. Se puede ver de dos formas: Excusas o realidades. Yo es que mas sincera creo que ya no puedo ser. Si te parece te beso y te lo demuestro con actos en vez de palabras. Se que ya no soy nada. Que las cosas han cambiado. O que las cosas has cambiado. Y si es la segunda opción. Lo siento, de verdad. Siento quererte. Y lo siento de todas las maneras. Perdóname o quiéreme. O ambas. Que sabre yo de esto. Yo creo en tu sonrisa y creo que quiero que me muerdas.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

All I want for christmas is you.

Salir a la calle y que cuando el aire te roce, puedas sentir. Sentir la navidad. Que respiras y huele a navidad, y mira que no se bien a que huele. Es un poco de felicidad, un poco de sueños, un poco de todo. No se. Para mi la navidad es extraña. Me alegra, me gusta ver a los niños contándoles a sus padres lo que se piden a los reyes o a papá Noel. Me gusta que las calles se llenen de luces. Me gusta salir dos horas antes para coger sitio en la cabalgata. No se, a mi me gusta creer en el espíritu navideño. La navidad me hace creer que todo es posible. Navidad es el final de algo viejo y el comienzo de algo nuevo. Y es por eso que es extraña. Porque aunque las cosas no hayan ido bien, aunque no haya sido un año muy bueno, han habido cosas que no las cambiaría. Y bueno que a mi las despedidas no se me dan nada bien. Eso de no llorar no va conmigo. Yo es que me levanto el primer día de vacaciones y ya te echo de menos.
 Me gusta creer en la navidad, porque me hace recordar, cuando cogía un catalogo y un papel y me ponía a hacer una carta a los reyes. Porque me acuerdo cuando me levantaba a las ocho y el comedor estaba lleno de juguetes y los camellos se habían acabado el pan y el agua. Y es por eso que no me gusta cambiar las costumbres; mi despertador sigue sonando a las ocho, los reyes se toman el café y los renos siguen bebiendo agua. Yo me sigo poniendo nerviosa la noche de reyes y sigo yendo a la cabalgata. Yo sigo siendo yo en navidad. Todos nos volvemos niños en navidad. Y volverse niño es ser feliz. Navidad dulce navidad.

lunes, 9 de diciembre de 2013

¿Llovemos?

Como escuece esto.Y con esto me refiero al amor. Y con el amor me refiero a ti.Yo es que me sonríes y ya sabes que me derrito. No se, dejarte ir dicen que es lo mejor. Y yo que pienso que no puedo si ni tan siquiera te tengo. El año que viene todo sera diferente. Ya no le querrás, decían. Es una tontería, te trata bien, te cuida y ya esta. Y ahora. ¿Ahora que? Nada es diferente. Te quiero como nunca a nadie. No se. Yo es que cada vez pienso que es eso cierto de que el futuro se contradice al presente. Es que, no se. El camino es tan largo que no se porque no podemos hacer juntos un tramo. Yo para esto ya sabes que soy muy de decir te quiero enseguida y  luego que no me lo devuelvan. Pero bueno, que nada, que las cosas aquí son diferentes. Si, digo aquí; porque creo que vengo del mundo de los sueños. No se allí todo parece mas real. Te tengo y es como que la felicidad existe. No se si entiendes. Te espero. Aquí, donde el primer te quiero o donde el ultimo abrazo, tu decides. Pero ven, vuelve. Todo habría sido mas fácil si te hubiera dicho quédate. Pero creo que ya no te podía decir nada mas. Que raro se ha vuelto todo. Que lejos estas y que cerca estuviste. No se, que a mi me va eso de ''Y beso a beso hacer historia''. Que sabrán de volar si nunca han estado contigo. Algo va mal porque yo soy tu y tu eres tu. Yo me desespero y tu no estas. Dame el tiempo que no te haga falta y prometo invertirlo en sonrisas en tu cara. Si bueno, me gustan las cosas a mi manera. Muy yo, no se. Muy queriéndote. Ya sabes que aquí esta a punto de llover. Y que quiero que caiga el diluvio universal y me pille contigo. Que llueva y nunca pare. No se. ¿Y si llovemos?
¿Magia? ¿Que que es magia? Magia es que me hagas sonreír en mis peores momentos, en los que lo único que quiero es mandarlo todo a tomar viento; magia es que hagas aparecer mariposas en mi estomago; es que cada vez que escuche tu voz las pulsaciones se me aceleren; magia es que me hagas temblar tan solo con rozarme; magia es tu sonrisa, cuando abres tu boca y siento como que es la puerta al paraíso. Magia es todo lo que me haces sentir con nada. Magia eres tu.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Quédate como nunca pero para siempre.

Y no, no hay razones. Es cierto que las cosas se están convirtiendo un poco en lagrimas. Algún día… algún día volveré a hablar contigo. Volveré a decirte que te sigo esperando. Que el único invierno frío es el de tu ausencia. Volveré a decirte lo que mi corazón quiere, volveré a pedirte que te quedes, que no te vayas de aquí, que nadie iguala esa sensación que tengo cuando estoy contigo. Que nadie es capaz de quemarme por dentro, nadie es capaz de hacer aparecer, por arte de magia, las mariposas en mi estomago y bueno, que nadie tiene tu sonrisa. Ya no me han vuelto a dar un abrazo sin pedirlo, no me han abrazado para hacerme creer que todo iba a ir bien. Y si lo han hecho, yo no lo he sentido así. Pues el único capaz de hacerme creer que todo ira bien eres tu. Y de tantas preguntas que te he hecho, nunca te he preguntado si realmente me quieres, si te quedarías pasara lo que pasara; sin excusas, sin un ”me están llamando” o un ”tengo prisa”, es simple, quédate. 
Irónico ¿no? ¿Como puedo pensar que me quieres? ¿Como? Ni yo misma lo se. Pero necesito ese pequeño trocito de esperanza. Ese pequeño trocito que me haga creer que es posible, que me de ilusión, que me haga creer que, a lo mejor, quien sabe, un día vienes con esa sonrisa y me dices que me quieres. ¿Quien sabe? Bueno, yo lo se. Se que no vendrás, ni ahora ni dentro de cuatro años, cuando todo podría ser mas fácil, sobre todo porque se habrá acabado todo. No vendrás, no estarás; seguirás con tus excusas. Seguirás confundiéndome en cada sonrisa. Seguirás así de precioso, así de adorable, así de perfecto. Seguirás, al fin y al cabo. Y yo también, seguiré. 
Quedan 27 días para que este año acabe. Y que pena. Porque este año ha estado lleno de cosas preciosas y otras en cambio, horribles. Pero si algo he aprendido este año, es que hay personas que tienen ese don de hacer preciosas las cosas. Ese don de hacerte sonreír pase lo que pase. Y tu sin duda alguna, eres una de esas personas. Quedan 27 días  para decir adiós a un año lleno despedidas, de adioses que no volverán a ser holas; de reencuentros; de te quieros; de lagrimas; de sonrisas; de amistad; de sueños. Y si no fuera por ti este año habría sido una autentica basura.
Y con todo esto, lo único que quiero, es... Que te quedes. Para siempre, aunque esto termine algún día, que sigas ahí. Quédate, por favor; no quiero perderme ni un solo atardecer sin ti. No quiero, no quiero que no te quedes.