viernes, 21 de febrero de 2014

Por el dolor, al que no guardo rencor.

-Estás perdida.
-¿Qué?
-Que eres un caso perdido, no tienes remedio ya.
-¿Por qué?
-Ese brillo en tus ojos, esa sonrisa que tiene miedo de salir, ese tic nervioso en la pierna, las uñas mordidas, las ojeras, siempre acariciándote los labios. Estas enamorada, hasta las trancas. Deseando que, ojalá, girara por esa esquina y viniera a decirte que le da igual todo lo demás, que lo único que quiere es estar contigo, que te abrace y te arregle. Deseando que llegue y haga que retires los dedos de tus labios, que él ya se ocupa de que estén bien cubiertos y de que no pasen frio. El brillo de tus ojos, que a veces son lágrimas y otras veces es ilusión. Los nervios de no saber si eso que deseas puede pasar o no… Enamorada hasta de la manera de girar su anillo…
-Bueno, al menos, estoy tranquila de no ser el único caso perdido, ¿no?
-…

miércoles, 19 de febrero de 2014

Come back.

Notaba como iba cayendo, poco a poco. A veces parecía incluso volar. Hasta que llego la caída. Hasta que me estampé en el suelo y noté como estaba rota. El suelo lleno de pedacitos de ti, rotos. Me has hecho daño, como nadie antes me había hecho, me has roto como nadie. Estoy ahogándome de todas esas palabras. Aquí me tienes sin poder abrir bien los ojos, porque las lágrimas los han sellado. Aquí me tienes sin ganas de sonreír, sin ganas de nada. Aquí me tienes inventando nuevos métodos para que mis lágrimas no caigan. Aquí me tienes empapando la almohada cada noche. Aquí me tienes rota, en mil pedazos. Sin saber cómo arreglarlo, sin saber el porqué de todo aquello.
 ''Si me tienes que olvidar, me olvidas'' me dijiste. Pero, ¿es que tú no te das cuenta de que no puedo? No puedo, porque eres quien realmente pone las sonrisas en mi rostro cuando las cosas van mal. Porque sin ti no me queda nada y lo estoy notando ahora mismo. Pocas veces había estado como ahora, pocas veces había sentido que mi cuerpo empezaba a sufrir terremotos por culpa de unas fuertes lluvias en mis ojos. 
Yo lo único que quería era que volvieras, que fueras ese que eras. Ese que cuando todo iba mal venia y me decía que no me preocupara que todo iría bien, ese que al darle las gracias me decía que no las diera que era lo que me merecía. Que lo único que quiero es que seas el de siempre. Pero ayer al mirarte a los ojos, al ver cómo y que me decías, noté que te habías ido. Y me entró miedo y empecé a temblar, apreté fuerte mi puño y chillé en mi interior mil veces que no, no y no. Que no estabas ahí, que no era real lo que decías. Pero sí que era real. Y yo sin ti no puedo, sin ti me muero. No hay forma de seguir así. Que ya no tengo ganas de dirigirme la palabra. 
Es más que quererte, más que querer estar a tu lado. Es más que todas esas tonterías. Es que tú me das la vida que me falta y eso nadie lo había hecho antes. Porque yo no quería encontrar a nadie, pero llegaste tú. Y entonces empecé a pensar que la vida contigo sería mucho más bonita, porque cuando me abrazabas, tus brazos eran como un escudo que me protegía de la mierda de ahí fuera. Y nadie, nunca, me había abrazado de esa forma.
Tampoco nadie antes me había roto de esta forma y supongo que es porque nunca antes había querido tan fuerte. Y es por eso que a ratos pienso que es bonito romperse por ti.
''Porque yo te tengo mucho cariño. Porque yo no puedo ayudarte. Cómo si me tienes que mandar a la mierda. Se lo he dicho. Me ayudarías mucho si estuvieras bien. Es que tu ya sabes lo que hay y te tienes que hacer a la idea. Porque cuando leo lo que me escribes, siento pena. No por ti. Pena porque se que estas sufriendo.''

lunes, 17 de febrero de 2014

Cry ,cry, cry...

Y decidió separarse. Huir de mi. Dejar todo lo que habia dicho alguna vez, dejar los abrazos que un dia le dio, olvidar las palabras que un dia le dijo, olvidar todo lo que alguna vez habian tenido. Y yo no soy capaz de aceptarlo, ni de creerlo. No soy capaz de entender que es lo que realmente he hecho para que hagas eso que haces. Para fastidiarme como solo tu sabes. Cómo has podido olvidarte de que fuiste tu quien me ayudó tantas veces. Hoy no me salen las palabras, porque no se como explicar algo que me mata. No sé cómo explicar algo tan triste.
''Hey there Delilah, you be good and don't you miss me. Two more years and you'll be done with school and I'll be making history like I do. You know it's all because of you.''

lunes, 10 de febrero de 2014

¡Arriba las manos! Esto es un abrazo.

Mírame. Vamos, hazlo. Sin miedo, que a mí no se me da tan bien enamorar con miradas. No apartes la mirada y acércate un poquito. Hasta notar mi respiración. Y ahora, cierra los ojos. Ciérralos, confía. No voy a hacer nada. Voy a observarte para saber cómo duermes, voy a escuchar tu respiración hasta aprendérmela de memoria. Para así, poder pensarte en las noches de desvelo, sí, en esas noches en las que a veces se llora y otras se ríe. Esas noches inútiles en las que por más que quiera y por más que lo piense no estas. Esas noche en las que cierro los ojos fuertes y recuerdo todos los abrazos que me diste para sentirlos. Esas noches en las que al final acabas durmiéndote teniendo una idea equivocada de los besos de futuro. Sí, una idea equivocada, porque no hay ideas de besos imaginarios. Y creo que ese es el gran problema, que pienso mucho en ti con el corazón y no con la cabeza. Pero perdóname por no saber pensarte con cabeza, mi única forma de pensarte es con el corazón, ese que a veces parece que solo late por ti, ese que a veces parece pararse para detener el tiempo cuando me miras. Perdóname cariño, pero es que estas precioso con los ojos cerrados aguantándote la risa. Perdóname por estallar a reír y perdóname si no entiendes nada. Tú solo abrázame, olvidemos el caos de ahí fuera.