martes, 17 de junio de 2014

Creo que es amor no poder mirar directamente a sus ojos.

Sé que estas fuera de mi alcance, que en la vida. Pero también sé que te quiero. Que te quiero como nunca había querido a nadie. Sé que has estado ahí en muchos momentos difíciles, que me has calmado. Sé que te necesito más que nada en este mundo, que podría vivir sin oxígeno, pero no sin ti.
Pero tengo miedo, miedo de que llegue otro y no me haga sentir ni la mitad de lo que siento por ti. Porque cariño, no poder tenerte me mata, pero se llevarlo. Porque sé que vas a estar ahí, siempre. Porque quiero creerte cuando me dices que por nada del mundo quieres hacerme daño, cuando me dices que no te has separado, que nunca lo harás.
¿Sabes por qué confío? Porque cuando hablamos me coges de la mano para tranquilizarme y eso nadie lo había hecho antes. Porque me dices que te abrace y vuelvo a encontrarme, cuando más perdida estaba. Porque te quiero y prefiero que me duelas a un centímetro que esperar a que la distancia cure las heridas.


viernes, 6 de junio de 2014

Your words in my head, knives in my heart.

No puedo dejar de preguntarme qué es lo que he hecho; porque han pasado meses, pasan semanas, pasan días y todo sigue igual. Porque me quitaste las fuerzas de hablar, porque tengo miedo, porque se que ya no es lo mismo (ni tú tampoco). Porque por una pequeña razón que tenga para decirte que te has distanciado, tú tendrás mil y una para decirme que la que se ha distanciado he sido yo. Tengo miedo, miedo de que no me creas, miedo de no poder decirte lo que siento. Tengo miedo de lo que podrá pasar.
 La gente se preguntara por qué sigo con esto, que por qué no he puesto un punto y final; pero es que jamás podrán entender que no puedo, porque tampoco pueden entender cuántas veces me siento sola porque él ya no está, no pueden entender que sin él estoy perdida.

Sabía lo que podía pasar, que podía perderte, pero nunca pensé que dolería tanto. He intentado entenderte muchas veces, pero no me cabe en la cabeza que hayas pasado de decirme que no querías hacerme daño a no dirigirme la palabra, ni siquiera para decirme un simple hola. La cagué, la cagué mucho. Hice cosas que no debía, cosas de las que me arrepiento cada día y te lo dije. Te pedí perdón y tú dijiste que no importaba. Creo que había suficiente confianza como para mirarnos a los ojos y decirnos que las cosas no podían seguir así, pero tú lo que hiciste fue mirarme a los ojos y decirme que no habías cambiado. Yo como siempre callé, ya no podía seguir ahí, la presión me podía, como cada día, tenía que salir de allí y lo hice. Supe que no eras tú, que habías cambiado. Y me odié y me sentí culpable. Y sigo sintiéndome culpable de esta maldita situación.  
''I can hold my breath
I can bite my tongue
I can stay awake for days if that's what you want.''