sábado, 31 de enero de 2015

¿Qué quieres que te diga? Estoy vacía y aquí no hay nada.

Recuerdo que dije ‘’Porque tú no puedes, ni quieres’’ y tú asentiste, con esa sonrisa. Y sentí como si me hubieran arrancado el corazón, porque se me rompió. Trocito a trocito, estaba desecho y se convirtió en mis lágrimas. Me cuesta respirar cuando sé que todos esos sueños que tuve contigo, no los voy a cumplir nunca. Cuando me doy cuenta de que por mucho que quiera hacerte feliz, no puedo. No puedo porque tú ya eres feliz. No puedo llegar a tú vida y ponerla patas arriba.

Hace poco leí una frase que decía: ‘’Pero supongo que si te amo, debería dejarte seguir adelante’’, pensé en ti. Es cierto, a veces cuando quieres a alguien tienes que dejarle ir, pero eso no significa que no duela. Yo te he dejado ir, siempre. Lo que pasa es que siempre pensaba en que ibas a venir e ibas a decirme que me echabas de menos, pero no vas a venir. Y cuando te miré y vi como decías que no me querías con esa seguridad, cuando vi en el brillo de tus ojos que eras feliz… Me rompí. Todo se fue. Todo por lo que había sido feliz, todo con lo que soñaba, todo lo que perseguía, todo lo que deseaba, todo desapareció.

Recuerdo como se fue todo eso, poco a poco, doliendo cada vez más. Recuerdo como mi corazón dejó de latir. Quería salir de ahí corriendo, irme lejos, olvidarme de todos, olvidarme de mi. Quería desaparecer. Dolió como si fuera la primera vez que me rompían el corazón. Supongo que, al fin y al cabo, lo era. Solo pueden romperte el corazón cuando realmente quieres a alguien. Y yo te amo.


Te amo. Podría gritarlo a los cuatro vientos, podría escribirlo en cada rincón del mundo, que a ti te daría igual. Y eso es lo peor: querer darle todo a alguien, entregarte por completo, para nada. Porque lo que para mí es todo, para ti es nada. Porque lo que para mí significa hacerte feliz, para ti es joderte la vida. Y lo siento por la expresión, pero es la más conveniente, porque estoy así, realmente jodida. Y tú me pides que te prometa que voy a estar bien, después de decirme que no me quieres. Dime, ¿cómo? Como quieres que este bien después de que la persona a la que más quiero en todo el puto mundo, me acaba de dejar claro que no me quiere, que tengo que encontrar a otra persona, que no siente nada por mí. Dime, ¿cómo?

domingo, 25 de enero de 2015

I wish to be older, old enough to be yours.

¿A qué estoy jugando? Te espero como si fueras a venir, pero eso es lo de menos. Intento acercarme a ti, como si de verdad pudiera pasar algo, como si tú pudieses sentir algo; y tú no sientes nada, nunca vas a sentir nada.
A veces me pregunto por qué, por qué no puedo quererte, por qué tú y yo no podemos ser, cuando lo único que quiero es hacerte feliz, entonces me autorrespondo con el nombre de ella.
A veces te siento tan cerca que me olvido de todo esto. A veces me creo que entre nosotros podría pasar algo, que podríamos intentarlo, pero no. No podemos, no puedes. No soy lo que buscas, porque es inútil seguir buscando cuando ya has encontrado algo. Es inútil que alguien como yo aparezca en tu vida para ponerla patas arriba. Es inútil pero no puedo quedarme quieta mirando como el amor de mi vida se va porque he llegado demasiado tarde.

viernes, 16 de enero de 2015

Siempre será que tú y yo nunca.

Nunca podrá ser. Solo puedo tenerte en mis sueños, donde a veces te siento muy cerca. Solo puedo tenerte en mis pensamientos, los que nunca te dejan ir. Siempre tan lejano. Siempre será que tu y yo nunca. Te siento tan profundo en mi, que yo soy todo en lo que me has convertido. Siento algo extraño en mi. Te quiero. Pero es mucho mas que eso. Te necesito. Pero es mucho mas que eso. Te siento, cierro los ojos y escucho los latidos de mi corazón, y te siento. Estas en mi. Soy toda tuya;  sin ti no me encuentro,  conmigo me pierdo. Yo que te daría todo y tu que no me sientes. Que nunca lo harás. Que yo para ti soy una palabra tabú. Que yo para ti soy la señal de prohibido mas grande del mundo. Yo para ti que soy...
Soy la que te dijo que te quería a la antigua, con mi puño y letra, quien no dejaba de llamarte porque no podía estar un segundo de mi vida sin escuchar tu voz, quien no podía mirarte directamente a los ojos, quien se volvía loca cuando no te encontraba, a la que volvias loca cuando sonreias, la que dejaba de respirar cuando le abrazabas, la que sonreia a tu espalda, la que se quedaba sin palabras cuando me tenias enfrente. Soy lo que era, nada ha cambiado. Te quiero y sigo aquí, siempre voy a estar aquí, para ti. Aunque no me necesites, no puedo estar sin ti, no puedo separarme de ti.

sábado, 3 de enero de 2015

Te quiero porque no sé como no hacerlo.

Como explicar eso que tienes. Porque tienes algo, no sé muy bien el que pero lo tienes. Quizás tienes todo, por eso no encuentro palabra exacta para definirte. Tienes esa forma de andar acorde a tus brazos tan única que me vuelve loca cada vez que das un paso. Tienes esas manos, grandes y suaves, que cada vez que agarran las mias se me ponen los pelos de punta. Tienes ese hueco, entre tu hombro y tu cuello, en el que podría vivir durante el resto de mis días. Tienes esos mofletes, tan cálidos. Tienes esa boca, con el labio superior mas fino que el inferior, con esos dientes rectos y esa lengua, con esa sonrisa. Tienes esa nariz, que se arruga cuando me sacas la lengua. Tienes esos ojos, marrones por dentro y verdes por fuera, tienes esas pupilas brillantes, tienes esa mirada que me acelera el pulso al notarla. Tienes esos ojos oscuros en los dias grises y claros en los  soleados. Tienes esa peca en tu ojo izquierdo que te hace tan increíblemente tú. Tienes ese pelo, que te peinas hacia atrás cuando te pones nervioso. Tienes esa forma de escuchar cuando alguien te habla. Tienes esa forma tan suave de decir algo que va a doler. Tienes esa voz y ese sonido de tu risa, que si fuera melodía, seria mi canción favorita. Tienes esa forma de abrazarme, que hace que la vida valga la pena. Esa forma en la que me agarras  la espalda y me aprietas fuerte atrayendome hacia ti. Esa forma en la que me dejas acurrucarme en tu pecho, cerrar los ojos e impregnarme de tu olor.
Tienes esa forma de decirme que podría ser, pero que no es.
Tienes tantas cosas que quiero tener durante el resto de mi vida, que a veces me olvido de que no es, y me acuerdo de que podría ser

viernes, 2 de enero de 2015

¿Si tú no fueras quien eres y no tuvieras lo que tienes podría pasar algo entre nosotros?

-          Me dijiste que sí. Sin pensarlo. Sin tomarte tu tiempo. Te salió, tan natural. Que volví a creer que podría ser. Vale, sé que no tengo que mentirme y creerme que podría ser. Pero que una respuesta así no se da si no las has pensado antes. Y que me da igual el resto del mundo. Que yo te quiero a ti y sé que podríamos ser felices. Sé que podría darte todo lo que tengo, que podría acariciarte el pelo todas las noches, dormir apoyada en tu pecho y desayunar con mis pupilas clavadas en las tuyas. Sé que podría darte como mínimo, toda mi vida. Sé que podríamos querernos como si no hubiera un mañana, como si solo existiésemos tú y yo. Pero claro, no solo existimos nosotros y eso a veces se me olvida. Se me olvida el por qué tú no me quieres, por qué tú y yo nunca estaremos juntos. Se me olvida que soy yo la que te quiere. Se me olvida que a veces estar dispuesta a todo por alguien, no es suficiente.