miércoles, 31 de agosto de 2016

Es algo que llevamos dentro.

"Qué caras más tristes", dice la canción. Otra vez tú, siempre tú. Con cada canción, en cada pelicula, en cada sueño, en cada rincón: tú. Y la misma pregunta de siempre, ¿qué nos ha pasado? Porque la sinceridad no lo arruina todo, quizás a veces lo complica, pero tú y yo es lo unico que siempre hemos tenido. Yo te quería, yo te quería hacer, yo te quería hacer feliz. Me cuesta decirlo porque no sé cómo una persona tan rota, como yo lo estaba, podía creerse capaz de hacer feliz a alguien; pero una vez lo creí. Porque, también es cierto, que una vez lo fuimos. ¿Acaso no te gustaba cuando te robaba cualquier cosa y me sonreias sabiendo que había sido yo? ¿No te gustó mi fallido intento de flotar en el agua? ¿me estás diciendo de verdad que no te gustaba verme llorar y ahogarme de la risa? ¿me estás diciendo que no hemos tenido momentos increibles? Si es así, entonces ya me toca aceptar que todo este tiempo atrás ha sido una mentira, que te he tenido enfrente pero no eras más que un fantasma, que has sido mi punto de apoyo cuando no hacia más que caer pero no querías salvarme. Si es así, si todo fue fruto de mi corazón, no quiero verte nunca más. Pero si todo lo que he dicho aquí es la mentira más grande que has oído: llámame, siéntate enfrente de mí y pídeme perdón. Aparquemos a un lado los malos royos, sigamos con nuestras vidas y que cuando nos crucemos no tengamos que evitar nuestras miradas avergonzándonos del daño que, sin querer, nos causamos.

viernes, 26 de agosto de 2016

Cambiar es crecer.

Me he estado planteando la posibilidad de que nunca pueda dejar de escribirte, porque si antes te llevaba dentro, ahora el doble. Ahora ya estás enterrado. Además, siempre he escrito sobre todo lo que no tenía; y ahora, como antes, no te tengo. En el fondo, una parte de mi te agradece el daño que me has hecho, porque me ha hecho darme cuenta de que no solo estás tú. Que hay alguien más a quien quiero hacer feliz, alguien que cuando sonrie sé que merece la pena, alguien que sabe sacar lo mejor de mi y lo peor. Antes de ti yo era otra, mi vida era otra; después de ti soy otra, mi vida es otra. Y nunca antes había amado tanto los cambios, me aterraban, porque sabia que cualquiera de ellos iba a sacarte de mi vida; pero ahora mismo, contigo ya fuera, sé que no hay nada mejor que cambiar. Porque cambiar es crecer, explorar, conocer. Cambiar es decidir, es dejar de esperar a que pase algo y hacer que pase algo. Te fuiste y supe que habia estado toda mi vida malgastando mi respiración a tu lado, creyendo que eras tú quien me hacia respirar. Pero qué quieres que te diga, estoy empezando a respirar al lado de alguien que, no es que me de vida, sino que quiere que viva. Y eso es mucho más de lo que alguna vez te pedí.

martes, 23 de agosto de 2016

Darnos por perdidos.

Ya no estás aquí
y me ha tocado seguir adelante.
Al menos creer
que se puede seguir
después
de ti.

Aunque
cualquiera que haya visto
tu sonrisa
sabe que ya no queda
nada más
por ver.

Pero tú,
que nunca quisiste creerlo,
creerte,
quererte;
seguiste
con tu maldita manía
de querer
lo mejor para mí.

Distanciandote
como si nunca
hubieramos estado
completamente
unidos.

Y es jodido,
eres jodido;
vienes,
te sientas y dices:
"Te va a ir muy bien".

De repente
todas mis heridad abiertas
y el dolor
más que doler:
mata.

"Encontrarás a alguien",
continuas.
Y sigues sin entender que
no voy a encontrar
porque dejé de buscar
el día en que te vi reir
y paraste mi corazón
por primera vez.

"Esto nos viene bien"
¿A quién intentas engañas?
Como si te pudiera olvidar
después de haber sido
mi médico de males.

Entiendelo
de una vez por todas:
Eres tú,
no me irá bien;
no me irá si te vas.

Pero
no quieres darte cuenta
del amor que hiciste crecer
en mí.

No quieres darte cuenta
de que lo peor
de perdernos
fue darlo todo
por perdido.

domingo, 14 de agosto de 2016

Tú que formarás parte de mí aunque no estés a mi lado.

Nunca aprendo la lección completa, por eso hoy sigo echandote de menos. Lo veía venir, es lógico porque nunca se fue del todo, pero no lo quiero. No quiero quererte, no quiero estar enamorada de ti, no quiero echarte de menos, no quiero no poder tenerte. Eres lo más bonito que tiene el mundo y no puedo cambiar eso. Cuando te tengo enfrente, cuando escucho tu nombre, cuando estás en línea, tendrías que estar escuchando mi corazón y las anomalías de su ritmo cardíaco.

No tengo ni idea de cómo después de tanto tiempo sigo queriendo hacerte feliz, sabiendo que no puedo. Pero bueno, eso es algo que nunca me voy a perdonar. Quiero salir de esto, de ti; pero no puedo. Me he acostumbrado a que seas tú quien ocupa mi mente. Sé que es mi culpa, porque yo permití que me eclipsaras tan solo con decir mi nombre. Pero, es que, no tienes ni idea de lo bonito que suena con tu voz, de lo bonito que es todo cuando lleva algo tuyo. Es tu forma de hacer todo, lo que me mantiene viva y me mata a la vez. Tu forma de perdonarme y no volver a mirarme como lo hacias antes.

No estoy donde siempre,
pero si quieres volver,
volveré contigo.